Miércoles 17 Julio 2019

Seba Troullet: "Gracias a los que me apoyaron hoy estoy de vuelta en la cancha"

Charlamos con Sebastián Troullet, jugador de Maipú, quién nos contó su vida hoy después del accidente doméstico sufrido en 2017 y como, de a poco, está volviendo al nivel que lo vio brillar en los Seleccionados Nacionales.

Por Rodrigo Barcia (Prensa Asabal)

Para Sebastián Troullet el 8 de noviembre de 2017 no será un día más olvidado en el almanaque de la memoria. Un miércoles común y corriente para un adolescente de 16 años que repartía su tiempo entre la escuela, el ocio y los entrenamientos en su club Maipú, se vio afectado por un accidente que lo marcó, literal, para el resto de su vida. Las quemaduras que le provocó el aceite en llamas de una sartén que se prendía fuego bifurcó su camino de deportista y lo depositó por una ruta más difícil.

Atrás iba a quedar aquel Campeonato Sudamericano conseguido en Córdoba en 2015 con la camiseta "albiceleste" y las recurrentes convocatorias a las concentraciones que nucleaban a los talentos más prometedores de todas las Regiones. De ahí en adelante, "Seba" empezó a transitar el camino de la recuperación y de la solidaridad.

“Siempre sentí el apoyo de todos y agradezco de todo corazón por estar siempre pendientes de mí”, comienza relatando un agradecido Sebastián, que recibió el apoyo tanto de Asabal como de la Confederación Argentina de Handball y asegura que “esa es la razón por la cual yo hoy estoy en la cancha. Gracias a todos los que me apoyaron, yo estoy en la cancha hoy en día”, agrega enfático.

Para este oriundo de General Guido, la vida “no me cambio, la vida me puso una prueba muy dura, y sabía que no me podía quedar de brazos cruzados porque no iba a solucionar nada”, afirma. Tener justo un brazo quemado era un escollo que debía superarse, porque como bien decía él “si yo quería ser lo que amo que es jugar al handball tenía que pelear hasta conseguirlo”.

Y vaya que luchó. Hoy Seba asegura que está “muy bien y feliz por haber vuelto a jugar después de tanto. Estoy haciendo rehabilitación desde que salí de la operación. Antes tenía muchas dificultades en el brazo izquierdo porque no tenía toda la elasticidad que necesitaba para levantar mi brazo. Me dijeron que si no hacía nada eso no lo iba a poder recuperar. Decidí seguir con la rehabilitación con la cual hoy en día sigo, y seguir practicando handball”.

Además cuenta como este camino nuevo fue paso a paso, pero sin claudicar en ningún momento: “los primeros entrenamientos eran muy difíciles porque mi brazo me impedía poder lanzar al arco. El brazo se me cortaba en la axila en cada entrenamiento. Pero ese corte que tanto dolía era el motivo de que mi brazo vaya volviendo a su normalidad. Hoy en día recuperé gran parte de mi movilidad pero me queda aún una cirugía que es para recuperar toda mi movilidad”, afirma un pibe que todavía no cumplió los 18 pero que sorteó esta prueba como un grande, en todos los sentidos de la palabra.

La carrera promisoria de este zurdo que juega con la casaca de Maipú parecía despegar en colores blanco y celeste, hasta que el accidente le hizo poner esa carrera ascendente en stand by. Hoy, no se carga de presión y, pensando en aquel momento, razona que “No me siento lejos de nada. Solamente sé que si lo doy al máximo y me esfuerzo sé que voy a volver a mi nivel”. Se anima a desear en voz alta: “ojalá pudiera volver a vestir la celeste y blanca otra vez, y se que para eso lo único que vale es el esfuerzo de cada uno”, y reflexiona “hay veces que la vida nos pone trabas pero si no miras para arriba no vas a poder hacer lo que tanto soñas hacer, ¿no?”

Para finalizar, Sebastián Troullet se le anima a la futurología. No con desconfianza, sino con la certeza de saber que lo peor ya pasó. “Mi deseo fue volver a la cancha y ojalá que también recupere el nivel que tenía antes del accidente. Obviamente también sería poder vestir la camiseta de Argentina. Pero me siento bien compartiendo la cancha con mis amigos, cuerpo técnico y rivales”. Una reflexión terrenal de un chico qué superó lo que pocos, aprendió mucho y sigue soñando con llegar más alto.

Seguinos en Facebook!

Seguinos en Twitter! @asabaloficial