Sábado 15 Agosto 2020

Ignacio Casanovas: “La evolución de Defensa fue un trabajo paulatino”

En una nueva #CharlaTécnica, Ignacio Casanovas es quien pone en palabras el 2019 de Defensa de Tandil, y posa su lupa en el crecimiento del club, tanto en el equipo de varones como en el de mujeres.

En un mundo con el freno de mano puesto, poder parar la pelota y analizar lo que pasó, y lo que pasará, es un ejercicio por demás satisfactorio. Con un océano de por medio, “Nacho” Casanovas atiende las preguntas que bombardean su Whatsapp con la camiseta de Defensa puesta, pero mirando lo que será su futuro en España.

Desde la Madre Patria, donde comenzará a trabajar pronto en un nuevo equipo, desglosa la fórmula que llevó a su (ex?) equipo a conseguir buenos resultados. “La evolución de Defensa fue un trabajo paulatino, que nos hizo crecer en confianza y en entender cómo se manejaba la Liga, y a partir de eso los chicos fueron creyéndosela y teniendo más protagonismo, tanto en varones como en mujeres”, asegura el joven entrenador. “Creo que fue un desarrollo bastante bien pautado y pensado, en donde el crecimiento se dio por la buena competencia de As.A.Bal y por entrar en nuevas competiciones como los Nacionales, en donde nos ha ido muy bien, con victorias y derrotas, pero que nos dejó grandes aprendizajes. Asique creo que una de las grandes virtudes fue ir despacio y entendiendo como eran las cosas, y aprendiendo de todo y acompañándonos. El club creció de forma conjunta, y creo que las dos categorías son fuertes”, completa “Nacho”.

Afuera de la cancha, Defensa creció a pasos cortos pero firmes. Donde aceleran, a fondo, es dentro de los 40 por 20 metros que tiene el rectángulo de juego. Casanovas, revela que “nosotros como equipo y como Club lo que intentamos hacer es trabajar con defensas fuertes y ataques rápidos, o contra gol, dependiendo de la situación, y después de ello llevar la contra desde cualquiera de sus manifestaciones lo más rápido posible. Creo que si miras un equipo de Defensa de cualquiera de su categoría juega a defender y correr, siempre tratando hacer ataques rápidos con poco tiempo y esperar rápido a recuperar pelotas en la fase defensiva”, y resalta que “creo que esa es una de las filosofías más grandes que tenemos y tratamos de inculcar”.

Ahondando en el análisis, cree que “hubo un trabajo en las mujeres, desde mi visión, en donde muchas chicas repitieron categoría, habían estado el año pasado en la misma categoría en donde entramos con un grupo muy fuerte que fue a un Nacional y se trajo un muy buen resultado. A partir de eso se formó un grupo muy fuerte, que entendía muchos conceptos tácticos y del juego, entonces nos fue muy simple poder plasmarlo en la cancha, ya que teníamos un año de trabajo más el año de progresión, y para mí eso fue una de las claves”. Además, afirma que una de las claves fue que “de parte de las chicas hubo un gran compromiso porque casi el 90 por ciento estaba yendo al gimnasio, entrenando en el club, concentradas con charlas, asique creo que eso fue un mérito hermoso y con un objetivo muy grande que este año no se pudo dar que era entrar al Nacional de Clubes A, y poder ir a ganarlo, y estábamos muy convencidos de que lo íbamos a hacer, sobre todo por ser conscientes de lo que podíamos dar y también de nuestras falencias, otra de las grandes virtudes de este equipo”.

Por el lado de los varones, “Nacho” Casanovas cree que “también hubo un convencimiento en la mayoría de los jugadores, un trabajo muy bueno que se hizo con lo que fue la Selección, en donde se hubo muchos chicos que también pudieron sumar muchos minutos de juegos y experiencia, que le sumaron a los que ya habían agarrado en el año 2018 también con el seleccionado, en donde los hicieron crecer y poder ser protagonistas en el 2019”.  

En síntesis, el saldo da positivo y, como conclusión, asume que “uno de los grandes méritos que tuvimos es que pudimos plasmar una idea que se estuvo trabajando un año entero en el siguiente, y los chicos y las chicas lo pudieron hacer a la perfección”.   

Como si se tratara de una máquina del tiempo, Ignacio Casanovas vuela del pasado al presente, su presente, que lo tiene de cuerpo presente en España, pero con la cabeza pensando en sus ex pupilas y pupilos.

“La cuarentena se hace muy dura”, acepta, “yo este año en febrero me vine a vivir a España, este voy a integrar un Club, voy a trabajar acá desde junio, pero siempre estamos en contacto vía Zoom, trabajando un poco en lo físico y tratando de explicar un poco lo que pasa, que también es lo que hace la mayoría de los clubes. En el caso de las chicas, intentamos trabajar un poco desde lo mental, de entender la situación, de no estar con la cabeza pensando todo el tiempo en cuanto falta o cuando vamos a volver, pero la realidad es que no estoy viviendo todo lo que viven los profes que están allá”, asegura con nostalgia. “Ellos ahora están en una etapa de reconstrucción, ya que en Tandil los están empezando a dejar salir afuera, a entrenar en playones, y se está empezando a aliviar el hecho de no poder entrenar y empezar a moverse”, completa Casanovas desde España, fantaseando, quizás, con estar al costado de una cancha dándole indicaciones a sus chicos y chicas del Defensa.

 

Seguinos en Facebook!

Seguinos en Twitter! @asabaloficial