Viernes 15 Diciembre 2017

Corría el año 1988 y, en el viejo playón del Club Atlético Once Unidos, se dio comienzo al primer partido de un triangular amistoso. En aquel entonces, ninguno de los participantes pensó que se daba comienzo a la rica historia del balonmano organizado en la ciudad.

Participaron del evento alumnos de 2º año del Instituto 19 (hoy Instituto 84), un equipo de las Fuerzas Armadas y el Círculo Marplatense de Handball, quien resultaría campeón del torneo. Un dato no menor: este elenco fue dirigido por el Prof. Ricardo Horvath, señalado como el artífice del handball en Mar del Plata y la región, a quien le debemos de alguna forma nuestro presente. En ese equipo se destacó la participación de los hermanos José y Miguel Peral, Daniel Granone, Miguel Rizzo. Puede considerárselo como el primer gran equipo que representó a la ciudad de Mar del Plata.
En esos años, el handball era un patrimonio casi exclusivo de los Torneos Intercolegiales, que se desarrollaban en el CEF nº 1 (hoy, Palacio de los Deportes). Paralelamente, se desarrollaban torneos en las vecinas localidades de Tres Arroyos y Necochea, siempre en la rama masculina.
Llegó el año 1990 y el crecimiento de los equipos que participaban de estas competencias creció notablemente. Instituciones como el Instituto Quilmes, ACHA, Club Mar del Plata, Escuela Danesa, Pompeya comenzaban a participar de los torneos de handball, nutridos en concurrencia. Este factor fue determinante para que en el mes de Mayo de 1990, en las instalaciones del Club Mar del Plata, se funde la A.MA.BAL – Asociación Marplatense de Balonmano-, que fue presidida por el Prof. Horvath. Participaron de aquel momento fundacional de nuestro handball el Prof. Alberto Fernández, Prof. Reinaldo Orofino, el Sr. César Paz, junto a los estudiantes del profesorado de educación física, entre ellos Diego Manera y Guillermo Murakami.
Hemos mencionado varias veces su nombre. El Profesor Ricardo Horvath fue un actor fundamental en el origen y la formación de nuestra liga. Una persona que transmitió no solamente sus conocimientos sobre el handball, sino la pasión por la enseñanza del mismo. A él debemos, en gran parte, nuestro presente.
Pasaban los años y la organización se iba complejizando. Durante la gestión del Prof. Orofino, se individualizan las categorías menor, cadete, juvenil y mayor, se realiza el primer fichaje de jugadores.
El año 1992 marca la primera presencia de la AMABAL en Torneos Argentinos. Un equipo cadete masculino conducido por el Prof. Granone obtiene el 5º puesto en Salta. En la continuidad de estas competencias, los profesores Marcos y Orofino partieron hacia Monte Carlo, Misiones, en el año 1993, con similar resultado. No tardaría en llegar el primer podio nacional: un tercer puesto en un torneo nacional juvenil masculino, con los entrenadores Magnoni – Marcos a la cabeza.
Pasa el tiempo, crecen los equipos participantes y se diversifican las competencias. Nacen el Club Illia, Colegio Juan B. Justo conducido por el Chino Murakami, Humboldt de Necochea, la ENET nº 3, el CEF de General Madariaga a las órdenes del Prof. Cecato y la Universidad Nacional de Mar del Plata, en ambas ramas, con el Prof. Benítez como entrenador. Se sumaba desde Tandil la Universidad Nacional del Centro.
Idas y vueltas, buenas y malas decisiones, problemas de organización en un Mundial Junior llevaron a la AMABAL a un nueva fundación. Ante un clima adverso para proseguir con el proyecto handbolero en la ciudad y la zona, y alejados de la Confederación Argentina, se crea en 1996 la FED.A.BAL, Federación Atlántica de Balonmano. La denominación no fue antojadiza: al ser Federación, se pudo aglutinar en su seno a mayor cantidad de equipos de la zona. Los entusiastas de la época fueron Diego Manera, Gustavo Marcos, Jean D´Abreu, Mauro Longarini, Mauro Magnoni, Martín Donsini y Miguel Arana.
Coincidentemente con este momento, aparece en el handball vernáculo la rama femenina, siendo sus primeros exponentes ACHA, Illia, APAND y Necochea.
Superados los problemas de organización, en parte por la intervención de la Federación Metropolitana, la FEDABAL se vuelve a afiliar a la Confederación Argentina de Handball. ACHA marcó el retorno a las competencias nacionales, con un equipo Juvenil Masculino que obtuvo un meritorio 4º puesto. La perlita: el gran Vanchi Ojea, jugador del Club River Plate en la actualidad, formó parte de aquel conjunto. Otro dato de relevancia: este torneo significó la primera participación de un árbitro de nuestra Asociación en un torneo de esta envergadura, el Prof. Gustavo Marcos (quien, junto a Luis Balcedo, han pitado en estos primeros 25 años de historia deportiva). Desde ese momento, nuestros combinados y árbitros participan en forma ininterrumpida de estas competiciones.
En el año 1999 la Federación se expande. Se afilian el CEF San Antonio de Olavarría y Rauch, ampliando a más de 200 km la representación de nuestra liga. En 2001, el presidente de la FEDABAL, Jean D´Abreu, es designado como Jefe de la Delegación Argentina que participó del Mundial Junior Masculino en Suiza.
Un nuevo salto cualitativo se da en 2003. Se funda en noviembre la Asociación Atlántica de Balonmano, actual ente rector de la actividad. Presidida por el Prof. Donsini, se concluyen los trámites de la Personería Jurídica. En esta etapa, ACHA jugaba en la Fe.Me.Bal. y logra el ascenso a la Liga de Honor Caballeros, torneo que jugaría hasta junio de 2005.
La historia reciente muestra a una entidad consolidada. Los clubes que participan de los torneos nacionales retornan con grandes resultados: en todas las categorías y ramas, contamos con equipos disputando los torneos de la divisional “A”. Nuestras selecciones hacen podio en forma permanente. Contamos con 10 árbitros en plantilla nacional, incluyendo 2 Árbitros Nacionales A y 3 árbitros Nacionales B. Somos una entidad reconocida y respetada. Somos la Asociación Atlántica de Balonmano. Para todos los que han participado y contribuido en estos años, desde 1990 a la actualidad...

Seguinos en Facebook!

Seguinos en Twitter! @asabaloficial